jueves, 2 de agosto de 2012

Primer día de Conferencia Oficial

Este es mi último día en Rio Centro. Llegamos a tiempo para la acción mas significativa del MGCY: "La linea roja". En esta, todos nos paramos en una línea a lo largo del pasillo con poleras rojas y carteles diciendo mensajes que comenzaban con "Nuestra línea roja:" seguida de un mensaje en nuestros idiomas propios. La mía decía, "Our red line: No mas pérdida de la biodiversidad". 
La idea detrás de la acción era que los recién llegados jefes de estado y negociadores vean que los jóvenes estamos conscientes de que hay límites planetarios que se están rebasando, y si no se toman acciones rápido sumiremos al planeta en una crisis sin salida para las futuras generaciones. Por esto, exigimos que las decisiones se hagan tomando en cuenta la fragilidad de nuestro equilibrio.


Terminada la acción, me llaman indicándome que hay un pase para entrar a la inauguración en la plenaria general para un representante latinoamericano. Voy enseguida y me lo dan. 
Casi sin creerlo, me encuentro en la plenaria general en el momento de la inauguración. Puedo ver a los jefes de Estado (como ven, Evo Morales estaba presente y puntual en la ceremonia) y escuchar los primeros discursos de cada uno.


Quedo agradablemente impresionada por el discurso de la joven ganadora de "A Date with History", que es increpante y exige acción inmediata frente al accionar monótono y aburrido de los negociadores que tienen en sus manos el futuro de nuestro planeta. 
En contraposición, el discurso de la representante del MGCY es bastante sobrio. No digo que este mal elaborado, de hecho me parece demasiado pensado. No es para mas, ha sido elaborado con los aportes en línea de todos los jóvenes que quisieron revisarlo, que no fueron pocos. El resultado es un discurso bueno, que no olvida ningún aspecto importante pero pierde cierta frescura. Eso que caracteriza a los discursos jóvenes que hace que las palabras permanezcan en la memoria de quienes lo escuchan. De todos modos, nuestra representante hace una lectura excepcional: clara, fuerte, emotiva. Todos estamos orgullosos. 
De los discursos de los jefes de Estado, debo resaltar que los pequeños países insulares tienen posiciones fuertes, demandando un futuro posible para las futuras generaciones que implique la conservación de la biodiversidad y la lucha efectiva contra el cambio climático que amenaza sus vidas, olvidando los intereses económicos y políticos que truncan las negociaciones. 
Salgo al mediodía (agradecida de que los pases sean transferibles), pues tengo una reunión para hablar sobre mi tema favorito: biodiversidad, con jóvenes que conozco muy bien por sus correos pero no se si alguna vez vi en persona. Finalmente los conozco, y superan todas mis expectativas. Su compromiso me inspira y renueva para continuar el trabajo en casa. 
Finalmente libre de responsabilidades, puedo ir a la feria de las ONG's a pasear un poco y buscar publicaciones relacionadas con la CBD, UNFCCC y Ramsar, mis convenciones favoritas. No llegué a conocer la cúpula de los pueblos... pero asumo que son gajes del oficio, seguramente mis amigas de Reacción Climática que estuvieron allí me contarán todo cuando nos reunamos en La Paz. 
Mañana vuelo a Bolivia. Inspirada, satisfecha, terriblemente cansada, ansiosa por ver los resultados.. defraudada, talvez (aunque todos sabíamos que esto no podría salir muy bien), pero sobre todo dispuesta a seguir. Porque jóvenes comprometidos, podemos hacer el cambio. Y lo estamos haciendo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario